atomos-girando

ENERGÍA INTELIGENTE

Que realmente somos?  Más allá de nuestra obvia identificación con lo orgánico y ya aburrida descripción de Homo Sapiens, que realmente somos?, cuál es nuestra verdadera esencia?, y por favor aclaremos: cuando escribo de esencia, no implicó nada espiritual, no hablo de que si somos almas ni hablo de que si somos hijos del creador, no hablo de nada que entre dentro de lo subjetivo y relativo a creencias de cada uno.  

Hablemos de hechos ya comprobados por la ciencia y que todavía tenemos mucha dificultad de asimilarlo, de entenderlo, de sentirlo, pero sobre todo, de vivirlo.

Somos células que están compuestas de moléculas que a su vez están compuestas de átomos que a su vez están compuestos de “energía”.  Cuando nos vamos al meollo de la materia, solo encontramos energía. Nada es sólido, nada es en realidad como creemos y percibimos nuestro entorno.

Cuando nos vamos al meollo de la sustancia básica que compone la materia, todo se convierte en una red de energía interconectada, red que nuestro cerebro interpreta en super ultra alta definición que llamamos realidad. Red de energía con la que sintonizamos a través de nuestros sentidos en forma de frecuencias, de luz, de sonido y de energía densa que se siente como un mundo sólido. Creemos erróneamente que no tenemos ninguna participación en la secuencia de eventos que definen nuestra realidad.

No es necesario intentar ver la las cosas como energía, no tenemos esa capacidad aún, con saber que en esencia es energía y entender que esa es la verdadera “realidad”, nos prepara para el siguiente desafío; el de cómo sacarle partido a esta información.

No podemos, en ningún momento, perder objetividad sobre nuestras limitaciones, y sobre nuestros deseos, intereses y necesidades como entes que debemos sobrevivir en esta realidad. Incluso si vivimos en un holograma, este holograma sigue estando regido por leyes universales tales como la gravedad,  No importa si ves y sientes el universo como energía tipo Matrix, si te caes del décimo piso te vas a matar.

 

No perder objetividad significa:

 

  1.   No importa cuánto empeño le pongas a tratar de visualizar un mundo holográfico de energía como el de Matrix, siempre te vas a estrellar contra la pared sólida de ladrillos.
  2.   La idea no es convertirnos en monjes budistas meditando para lograr una “Iluminación”.
  3.   Es  una completa pérdida de tiempo querer VER el mundo a manera de energía.  Competir con el nervio óptico de la vista, no solo es peligroso, es irrelevante.
  4.   Nuestro interés común como seres humanos es poder acumular lo suficiente para vivir sin miedo, y dedicarnos hacer lo que verdaderamente sea que nos haga felices, sea lo que sea, que esto fuera.

Nuestro verdadero enfoque debe ser entender qué significa ser “Energía” y qué ventaja puede obtener de esta información de manera que me permita vivir el punto #4 sin estrés.

Si todo es energía y nuestra realidad mantiene una coherencia, (nuestra casa siempre está en el mismo lugar), esta coherencia significa que toda energía está recibiendo información constante que permite mantener esa coherencia.  Por tanto esta energía es inteligente y está en comunicación constante con lo que sea que está sustentando todos los átomos de todo nuestro entorno.

Reconozcamos ya que la materia está compuesta por Energía inteligente y que nuestra real esencia es Energía Inteligente.

Cómo podemos aprovechar la ventaja de entender, creer y sentir, que somos Energía Inteligente?

Nuestras neuronas producen intercambios electromagnéticos, nuestro cerebro convierte impulsos eléctricos en sustancias químicas, en otras palabras; estamos transmitiendo impulsos eléctricos, impulsos de energía con información, cada pensamiento, cada emoción, cada intuición, cada imaginación, es información codificada electromagnéticamente que está transmitiendo a esta red de Energía Inteligente y esto está produciendo eso que llamamos realidad.

Entender y usar esta información es la manera directa a lograr el paso

# 4  en nuestra común aspiración “Humana”.

Deja tu comentario