Sexo con lluvia

Creer es Crear

Existe una natural tendencia humana a ver lo negativo mucho antes que lo positivo debido a una programación del ADN incrustado en la parte más primitiva de nuestro cerebro, conocido como el cerebro reptiliano (herencia evolutiva que compartimos con los reptiles), y su principal función es la de “sobre vivencia”.   Las emociones y experiencias positivas son irrelevantes para la sobre vivencia, por tanto descartadas, pero cada emoción, experiencia o reacción NEGATIVA es almacenada para protegernos.  Este exceso de cerebro reptiliano, es el responsable de armar dramas ficticios, unir las piezas incorrectas y sabotear nuestras mejores intenciones.

Por otro lado la física quántica ya comprobó que el observador influye directamente en la realidad, la cual se materializa tomando en cuenta las creencias del individuo. Sabemos que el cerebro reptiliano es pesimista por naturaleza, y si le abrimos la imaginación permitiéndole que vea peligro, negatividad, caos, celos, dramas, incongruencias, engaños y todos estos posibles falsos dramas, que casi siempre solo están en nuestra mente,  las partículas sub-atómicas del  universo, responderán a tus creaciones negativas con experiencias más negativas, confirmando al cerebro primitivo que todo es un terrible caos, que todos son malos y que el mundo está en nuestra contra. Es así cómo se entra en círculos viciosos de negatividad de donde se es muy difícil despertar. Es el principal factor en dar fin a relaciones sentimentales en donde si, la pareja se hubiesen dado cuenta a tiempo y reaccionan, otro sería el desenlace de su drama.

La próxima vez que sienta que el mundo se le viene encima, que su pareja le engaña, que su familia le odia, que su jefe no lo soporta, que su suegra es el mismísimo demonio, relájese un momento y utilice su neocórtex (la parte más evolucionada del cerebro) y analice objetivamente si no será que usted, quien está sobre exagerando las cosas?  Todo (quizás con la excepción de la suegra), es posiblemente una película de drama que solo existe en su mente.  No se ahogue en un vaso de agua, deje ya de crear y atraer negatividad, enfóquese en los momentos mágicos, en vuestros días de luna llena con lluvia que que tanta pasión despertó, en lo que le divierte, le gusta y el lado positivo de las personas y circunstancias.  Enfóquese en ser feliz.

Marc Monroy

Deja tu comentario